· CANBERRA Mk.62 B-105

En una oscura y fria noche de Mayo de 1982, las tropas inglesas que avanzaban sobre el monte Kent, en las Islas Malvinas, eran atacadas por una pareja de aviones de la Fuerza Aérea Argentina: eran dos viejos bombarderos bimotores, paradójicamente, construídos en Inglaterra en 1953. Eran dos Canberra Mk.62 de la II Brigada Aérea, y uno de ellos era el B-105, el mismo que casi al final de la guerra, realizaría una extraña misión, que terminaría con el hundimiento de un buque tanque, despegando desde la Base Aérea Militar Mar del Plata, donde hoy se encuentra preservado.

Su Historia

Nuestro Canberra fue fabricado por la English Electric Co. de Inglaterra, como un B.2, número de serie 71165, y entregado a la Royal Air Force el 16 de Febrero de 1953, con la matrícula WH702, permaneciendo en servicio hasta 1968. Adquirido por la firma BAC, fue transformado en la versión de exportación Mk.62, y entregado a la Fuerza Aérea Argentina el 20 de Marzo de 1971, recibiendo la matrícula B-105, y siendo asignado a la II Brigada Aérea, con base en Paraná, Provincia de Entre Rios.
Como todos los Canberra argentinos, estaba pintado según el típico camuflaje inglés en gris medio y verde para las superficies superiores, y gris claro para las inferiores, con grandes escarapelas argentinas en fuselaje y alas, y la matrícula y la leyenda Fuerza Aérea Argentina en blanco, con una bandera nacional a cada lado de la deriva.
Al desencadenarse el conflicto por nuestras Islas Malvinas, el B-105 fue desplegado al sur, a la Base Aeronaval Alte. Zar, en Trelew, el dia 13 de Abril de 1982, aunque la mayoría de las misiones de guerra, las realizaría desde la BAM Rio Gallegos, en la Pcia. de Santa Cruz. El principal armamaento de que disponían los Canberra, era la bomba Mk.17 de 1000 libras, a la que se le podían colocar distintos tipos de espoletas y cola lisa o frenada por paracaídas.
El 22 de abril, el B-105 realizó una misión de reconocimiento fotográfico sobre las Islas Malvinas, gracias a la cual se pudieron identificar varios puntos de importancia clave para la defensa, principalmente pistas de aterrizaje y embarcaderos.
Durante el transcurso de Abril, el B-105 recibió un lanzador de chaff en la sección de cola, el cual sería el único “armamento” defensivo de los Canberra ante la avanzada tecnología misilística de los buques y Sea Harrier británicos.
El 26 de abril, el B-105 participó de la primera misión ofensiva lanzada por la Fuerza Aérea Argentina, un ataque de tres aviones contra los buques ingleses que intentaban reconquistar las lejanas islas Georgias del Sur. Sin embargo, a poco de despegar, el B-105, tripulado por el Mayor Vivas y el Capitán Escudero,debió regresar a la base debido a algunas fallas en sus motores. Los otros dos Canberra continuaron con la misión, pero debieron retornar al encontrar muy malas condiciones meteorológicas sobre el objetivo.
El 1 de Mayo, el B-105 (tripulado por los Capitanes Nogueira y Sanchez) , y otros dos Canberra (B-108 y B-109), realizaban una misión de ataque antibuque cuando fueron detectados por 2 barcos ingleses, que dispararon varios misiles antiaéreos contra ellos, uno de los cuales impactó en la semiala izquierda del B-108, pese a lo cual los 3 aviones pudieron regresar al continente.Sin embargo, ese mismo dia, otra escuadrilla de Canberras fue interceptada por una patrulla de aviones Sea Harrier, que derribaron al B-110, produciendo la muerte de sus dos tripulantes, el 1er.Tte.Gonzalez y el Tte. De Ibáñez.
Estas misiones demostraron que los Canberra no eran aptos para el ataque  diurno de unidades navales altamente defendidas, por lo que prácticamente dejaron de operar. Con el desembarco de tropas inglesas en Malvinas, el 21 de Mayo, los  Canberras pudieron volver a la acción, atacando objetivos en tierra durante la noche. El B-105, armado con cuatro bombas Mk.17 participó en la primera de estas misiones, el 26 de mayo, aunque la nula visibilidad sobre el objetivo obligó a abortar el ataque.
El “105” volvió sobre las Islas el 29 de mayo, logrando esta vez lanzar sus bombas con éxito sobre objetivos al este de Puerto San Carlos, mientras que el 31 de mayo realizó un bombardeo sobre la Base Eagle de helicópteros de la Royal Navy.
El 4 de junio, el B-105 participó en una misión de bombardeo horizontal desde 4000 pies de altura, en la zona de Monte Kent, tripulado por el Capitán Freijó y el 1er.Tte.Pagano, lanzando 5 bombas mk.17 sobre las tropas inglesas.
El dia 6 de junio, el 105 y otros tres Canberras, se desplazaron hasta la Base Aérea Militar Mar del Plata, desde donde realizarían una de las misiones más secretas y controvertidas de la guerra, en un intento de atacar las líneas de suministros británicas en pleno Océano Atlántico.  Tras una exploración marítima realizada el dia 7 por los Boeing 707 TC-91 y TC-92 ,los cuatro Canberras despegaron el 8 de junio, con la misión de bombardear un gran buque de transporte, más tarde identificado como el supertanque “Hércules” de 220.000 toneladas de desplazamiento, y sobre el cual arrojaron un total de 8 bombas de 1000 lbs. Una de ellas, lanzada por el B-105, impactó en el buque tanque, quedando alojada en su interior sin explotar. El barco se dirigió a Rio de Janeiro, pero ante la imposibilidad de desactivar la bomba, fue llevado a alta mar y hundido el dia 20 de julio. Poco después, se pintó una silueta del buque tanque en el costado derecho del B-105, que fue rápidamente borrada, ya que la Fuerza Aérea Argentina negaba oficialmente haber realizado dicha misión.
De regreso al sur, el 105 volvió a los habituales vuelos sobre Malvinas, realizando su última misión de guerra en la noche del 10 de junio.
Terminado el conflicto, resultaba bastante claro que los Canberra habían quedado obsoletos como aviones de bombardeo. Durante 1988, el B-105 y el B-109 fueron modificados como aviones de reconocimiento fotográfico, pasando a ser esta la principal misión de los Canberra hasta el final de su carrera. El B-105 fue dado de baja en 1988, mientras que los dos últimos Canberras estuvieron en servicio hasta el 5 de abril del 2000.

A mediados de ese año, la Fuerza Aérea decide transladar al B-105 a la Base Aérea Militar Mar del Plata, donde el personal de dicha base realizó un increíble trabajo de reconstrucción, gracias al cual nuestro “105” cuida con orgullo el acceso a la Base desde la que partiera la misión contra el “Hércules”, aquel 8 de junio de 1982.

Características Técnicas

Dimensiones:
Longitud: 19,96 m.
Envergadura: 19,24 m.
Altura: 5,58 m.
Peso vacío: 10069 kg.
Peso máximo: 20865 kg.
Motores: 2 turborreactores Rolls Royce Avon 101C de 6500 lbs. de empuje
Prestaciones:
Velocidad Máxima: 833 km/h
Alcance máximo: 4280 km.
Techo de servicio: 14600 m.
Armamento: carga máxima interna de 6000 lbs. y hasta 2000 lbs. en soportes subalares.

Sergio Bellomo